Impulsar la diversidad

(Porque pucha que nos falta)

La idea de este newsletter es dar consejos o tips desde mi experiencia para que ojalá “la rompas” en este mundo de la tecnología. Esta vez tengo pocos tips, porque es un tema donde me falta mucho que aprender.

Lo que sí sé: Tenemos un problema de diversidad en la industria y la mayoría de los que estamos en ella somos parte del problema y/o nos falta ser parte de la solución. No se trata sólo de género, pero como es la dimensión más evidente partiré por ahí y partiré por casa:

  • En Continuum tengo cuatro socios y una socia.

  • En Ingeniería de Software la proporción aproximada que tenemos en Continuum es una mujer por cada cinco hombres.

Eso está mal.

“Ah, pero si pocas mujeres estudian carreras de ciencia/tecnología obvio que en las empresas pasará lo mismo” es la típica respuesta a mi supuesto inconformismo. Pero como pensadores sistémicos que nos toca ser cuando resolvemos problemas en el trabajo, no debe ser tan difícil observar el circulo vicioso. No es tan simple como echarle la culpa a la educación o a las universidades. Hay un feedback loop del que somos parte en la industria.

¿No me crees? Pues fíjate que al comienzo de nuestra industria techie la mayoría de las profesionales eran mujeres. No hay algo “natural” que sugiera correlación entre tener pene y que te guste la ingeniería o la programación. Al contrario. Si viste mi última entrega en la web, la foto asociada al artículo se ve así:

La ingeniera de la foto es Margaret Hamilton, acompañada del código impreso que ella y su equipo programaron para las misiones Apollo 🚀 . Según sus colegas, su trabajo fue "the foundation for ultra-reliable software design” y no es pura teoría. Innovaciones suyas ayudaron a que 3 minutos antes del aterrizaje del Apollo 11 no se fuera todo a las pailas.

Otras personas han escrito mucho mejor que yo sobre que pasó entre esos tiempos y hoy. Si nos remontamos a los albores de nuestra disciplina nos encontramos con Margaret Hamilton, Grace Hopper o Ada Lovelace — y sin duda muchas otras — que son mujeres gigantes sobre cuyos hombros nos paramos cuando creamos tecnología.

¿Cuántas Margarets nos faltan hoy, en que la diversidad de género escasea en la ingeniería de software? ¿Cuántas han dedicado sus talentos a otra cosa por encontrarse en un entorno que si no es derechamente hostil, cuando menos es poco amistoso?


Nano-anécdota personal

Hace unas semanas atrás mi socio Sergio me escribió por Slack. Me dijo que estaba bueno el newsletter pero que pusiera ojo con cosas donde podría haber usado lenguaje más neutral en género. Como por ejemplo en… bueno, la primera frase que escribí en el primer artículo de la historia de este newsletter 🤦🏻‍♂️ :

Si trabajas en tecnología seguro estás acostumbrado a aprender constantemente.

Le agradecí el tip y reconocí que seguro se me ha pasado en varios lados. No puedo arreglar el correo que recibiste (si estabas suscrito a mi newsletter en Diciembre) pero hoy en la web dice así:

Si trabajas en tecnología seguro tienes la costumbre a aprender constantemente.

Después de hacer el cambio me quedé pensando. Y acá estamos, con un artículo dedicado al tema.


No digo que vayamos a arreglar el problema de la diversidad solamente editando palabras en artículos o escribiendo un newsletter.

Sólo quiero admitir públicamente que me cuesta un montón ponerme en los zapatos de las mujeres de esta industria. Que también es muy probable que la forma de expresarme influye en que otra persona sienta que “esto tal vez no es para mí” y que seguro lo podría y debería hacer mejor para que eso no pase. Aunque sean “detalles”

Otras veces los “detalles” son menos “sutiles”. Varias veces me tocó estar en equipos pequeños en que éramos puros ingenieros (en los viejos tiempos en que además equipos multi-disciplinarios eran más raros). El entorno “evoluciona” rápidamente a algo entre colegio de cuarto medio de hombres, camarín de fútbol (de hombres) y despedidas de soltero (tampoco taaaan extremo, pero ya me entenderán la analogía).

Entre el camarín de hombres y los detalles importantes de un lenguaje más inclusivo tenemos un aaaaamplio espectro para trabajar. Si no lo hacemos, simplemente nos seguiremos perdiendo a muchas Margaret de hoy y del futuro.

(Estoy excluyendo del espectro los comportamientos derechamente abusivos que varias mujeres de esta industria me han contado que han sufrido en lo laboral. Esa clase de abuso es inaceptable, ilegal, inmoral. Pero no me quiero detener allí porque afortundamente es algo más repudiado hoy y que sin embargo considero una vara muy baja para resolver nuestro problema en la industria. Que la vara sea más alta que dejar de maltratar)

Llevo varios párrafos y apenas toqué el tema de la diversidad de género y desde una mirada que puede considerarse media flagelante o exigente. Voy a compensar con una mirada más apreciativa en otras dimensiones:

  • Viendo el vaso medio lleno, creo que en diversidad de origen socioeconómico lo hacemos mejor. El computín Soto (cuyos maravillosos padres no fueron a la universidad pero le transmitieron cosas tan o más valiosas) casi seguro tiene más oportunidades profesionales que el abogado Soto (hijo de los mismos maravillosos padres).

  • La diversidad cultural. En esta industria tenemos un privilegio: podemos migrar relativamente fácil de país. Aún si nos quedamos donde mismo, tenemos la oportunidad de compartir con compañeros de trabajo de otras culturas que migran a nuestro país. Continuum fue fundado por un par de cubanos, tenemos oficinas en dos países de latinoamérica y personas de más de 9 nacionalidades han sido “medusas” que forman o formaron parte del equipo. Conocer todas esas perspectivas diferentes que acompañan a cada persona ha sido una maravilla inesperada de mis 15+ años en esta industria.

Igual que en diversidad de género, creo que en lo socioeconómico y cultural heredamos los desbalances de la sociedad en que estamos insertos. Hay tarea pendiente, no somos pura maravilla. Pero las luces en esos aspectos me han mostrado lo genial que funciona la diversidad a la hora de formar equipos menos mono-culturales. Son equipos con más perspectiva, que pueden generar soluciones que te dejan 🤯 .

Justo por eso, más me duele la falta de diversidad de género en ingeniería/desarrollo de software.

💡 Tengo un único tip. Desde nuestra vereda, sea como profesionales o como líderes/jefes tenemos más chances de “romperla” si ponemos un grano de arena en recuperar a las mujeres que nos estamos perdiendo. O en cualquier otra dimensión de diversidad donde veas que estamos perdiendo talento. Pero la de género es la más evidente así que si no se te ocurre otra cosa, partir por ahí funciona. ¿Y por qué tendría más chances de romperla ayudando en esto? Porque en tecnología jugamos un juego de equipo. Cuando ayudamos a que nuestro equipo tenga chances de ser mejor — haciéndolo más diverso — nos ayudamos a nosotros mismos.

😊 Por lo mismo quiero pedir ayuda. A pesar de mi confesión al comienzo sobre lo sub-representadas que están las mujeres como socias o ingenieras en Continuum, veo en el equipo señales genuinas de que vamos a mejorar. Por ejemplo:

  • En roles de liderazgo a nivel organización nos va mejor, la relación es tres mujeres y cuatro hombres.

  • En roles de liderazgo a nivel de equipos la proporción es ocho mujeres versus once hombres.

  • Los sueldos son full transparentes, lo que nos vuelve más conscientes ante brechas de género en el sueldo.

No voy a convertir esto en un aviso de empleo, pero si sabes de una mujer que le podría gustar trabajar en Continuum o que Continuum debiera intentar que trabaje con nosotros, avísame. A título personal, creo que puedo facilitar que las cosas pasen.

😎 También quiero ofrecer ayuda. Si eres desarrolladora o ingeniera (o simplemente trabajas en tecnología) y te gustaría tener una ayuda para tu carrera en este mundillo, capaz que te pueda dar una mano o un consejo (sin ningún compromiso ni letra chica).

O si prefieres a alguien con más chances de empatizar contigo, mi socia Lily está dispuesta a ayudarte también (más encima tiene experiencia como mentora y desarrollando el programa de mentorías en http://masmujeresux.cl/). Escríbeme a leo.soto@gmail.com y coordinamos (si estás suscrita al newsletter puedes simplemente responder este ✉️ ).

🤔 Por último, me gustaría conocer más de tu experiencia. ¿Qué acciones te han funcionado a la hora de promover más diversidad? ¿Qué has visto que funciona y qué no funciona? ¿Qué has aprendido sobre diversidad en tu carrera profesional?

¡Nos leemos en los comentarios!

Leave a comment